Mostrando entradas con la etiqueta Toti Martínez de Lezea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Toti Martínez de Lezea. Mostrar todas las entradas

Leyendas De Euskal Herria - Martinez de Lezea Toti

Amari la Diosa, Inguma el señor de las profundidades, Ttarttalo el polifemo de un solo ojo en mitad de la frente, Jentiles gigantes que enseñan a los humanos a sembrar y a usar el molino, Brujas que se cuelan en las casas en forma de gato, Lamias que peinan sus cabellos con peines de oro y enamoran a los pastores, Dragones de una, tres y siete cabezas, Enanos diminutos vestidos de rojo, Toros de fuego que guardan los tesoros de la Diosa…
Euskal Herria es una tierra muy rica en mitología, conservada y transmitida a través de generaciones y que JM Barandiaran, RM Azkue y otros investigadores recogieron, caserío por caserío, a comienzos del siglo XX. A ellos les debemos que no se perdiera la literatura oral de nuestro pueblo. En este volumen pueden encontrarse las mejores leyendas y cuentos vascos de todos los tiempos.

Las Torres de Sancho - Martinez de Lezea Toti

Las torres de Sancho, gira en torno a un personaje tan fascinante como poco conocido de nuestra historia: el rey Sancho III el Mayor que gobernó durante 31 años la mayor parte del territorio cristiano de la Península. Partiendo de su coronación en 1004, Toti Martínez de Lezea nos introduce en un escenario político y social en plena ebullición, donde convergen todo tipo de acontecimientos y aventuras humanas: las intrigas de la Iglesia para controlar el Camino de Santiago, la construcción de monasterios y hospitales, la introducción del arte románico en la Península, la vida de los pueblos paganos de las montañas y de los cristianos y musulmanes, y la turbulenta vida amorosa del rey.

La herbolera - Martinez de Lezea Toti

En el año 1500 tuvo lugar en Durango la primera caza de brujas que se conoce en el País Vasco, la misma que llevó a la hoguera a miles de personas en toda Europa por causa de las mentiras, los prejuicios y las obsesiones de las clases dirigentes políticas y religiosas.
La palabra "bruja" sigue siendo sinónimo de maldad, de mujer vieja y fea, y se olvida que muchas de aquellas víctimas eran niñas que aún no habían cumplido los diez años, que otras eran jóvenes en la flor de la vida y que la mayoría eran mujeres que únicamente trataban de ganarse el sustento.
Esta es la historia de Catalina de Goiena, La herbolera, en la que se narran los avatares de una joven curandera arrastrada por los acontecimientos de la época. La joven es hija y nieta de curanderas, nacida a los pies del Anboto, uno de los montes sagrados de la antigua religión pre-cristiana, en la cual se creía habitaba la diosa Mari. Un nuevo mundo se abre para Catalina cuando va a vivir a Durango para aprender el oficio de partera. Allí también conocerá el amor y las penas del amor y se verá envuelta en los terribles hechos que llevaron a trece mujeres a la hoguera.

La calle de la judería - Martinez de Lezea Toti





Esta historia comienza en el año 1404 con el nacimiento de Josef, segundo hijo del médico judío, David ben Sahadia, y la muerte por parto de la madre del niño. Con el tiempo, Josef se convertirá al cristianismo, mientras que su hermano Joshua se mantendrá fiel a la religión de sus antepasados. Ambos crearán sus propias familias y sus destinos marcharán por caminos diferentes a lo largo de casi un siglo.
Las prédicas de San Vicente Ferrer, el antagonismo entre cristianos y judíos, los ataques a las comunidades judías y, finalmente, el decreto de expulsión de 1492, se mezclan en esta narración con el odio de Martín de Escoriaza hacia Pedro Sánchez de Bilbao - nombre adoptado por Josef Sahadia al bautizarse - el amor de éste y de su esposa, María Ruiz de Gaona, cristiana vieja perteneciente a una antigua familia alavesa, y el ascenso de su hijo Juan "el rico". Todo ello en el marco del casco viejo de Vitoria-Gasteiz y, en especial, la Casa del Cordón, palacio de los Sánchez de Bilbao en el cual fueron alojados los Reyes Católicos, y que aún se conserva como muestra de su antiguo esplendor.

La cadena rota - Martínez de Lezea Toti


Ocurrió en Sara, un pequeño pueblo de la frontera, durante la Revolución francesa. En medio del caos y de la incertidumbre, de la guerra entre Francia y España, del exilio obligado de sacerdotes y contrarrevolucionarios, Joantto Ithurbide, nieto bastardo de Gehexan de Jaurenea, hidalgo de Sara, a quien su abuelo rechazó tras su nacimiento, busca sus raíces y, también, la venganza. Junto a él, la joven Mari Harotsenne encuentra el amor y la desesperanza. Personajes, como Jean-Martin Monduteguy, procurador de la República, que desterró a sus paisanos lejos de su tierra, Gartzia, antiguo pastor, convertido en contrabandista, y otros cuyas existencias son reales o ficticias, conforman el retablo de una época histórica y dura que cambió la vida de sus protagonistas.

La brecha - Martínez de Lezea Toti





San Sebastián, 1813. José Bonaparte ha perdido la guerra y el ejército francés se retira de la Península, azuzado por las tropas aliadas comandadas por Lord Wellington. San Sebastián es le último reducto bajo el domino francés. Tras cinco años de ocupación, los donostiarras se preguntan qué ocurrirá, si los militares franceses ofrecerán resistencia o se rendirán sin lucha. Quedarse o abandonar la ciudad, ésa es la cuestión. Maritxu Altuna, dueña de “La Casa del Chocolate”, decide permanecer y defender su negocio. Poco puede imaginar que los aliados, los esperados libertadores, darán fuego a la ciudad, desvalijarán y pasarán a cuchillo a la población civil, acusándola de afrancesada. Y las mujeres donostiarras serán obligadas a pagar un alto precio, el más alto.

El mensajero del Rey - Martínez de Lezea Toti


El rey de Navarra, Sancho VII, el fuerte, parte hacia Marruecos en donde espera casarse con la hija del emir. Durante su ausencia, su primo Alfonso VIII de Castilla conquista la ciudad-fortaleza de Vitoria. El joven Otxoa Izurra, en posesión de un misterioso manuscrito hallado en la sierra de Leire, viaja a África en compañía del obispo de Pamplona para comunicar al rey la situación de la plaza sitiada.