Mostrando entradas con la etiqueta Sociología. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sociología. Mostrar todas las entradas

La tercera ola - Toffler Alvin

En su libro La tercera ola, Toffler introduce un concepto de ola que engloba todas las consecuencias biológicas, psicológicas, sociales y económicas que se derivan de cada una de las civilizaciones verdaderamente distintivas.
Dentro de estas civilizaciones describe:
  • La primera ola como la revolución agrícola. Una civilización basada en el autoabastecimiento que origina toda una ola de consecuencias culturales. Dura miles de años.
  • La segunda ola como la revolución industrial. Una civilización que escinde la figura del productor de la del consumidor. Las consecuencias culturales son la uniformización, la especialización, la sincronización, la concentración, la maximización y la centralización. El poder en esta segunda ola es ostentado por los que llama "integradores", que son aquellos que se ocupan de coordinar y optimizar los procesos de producción. En todas las sociedades en las que predomine la segunda ola, surgen de forma natural la burocracia y las corporaciones.
  • La tercera ola es la sociedad post-industrial. Toffler agrega que desde fines de la década de 1950, la mayoría de los países se han alejado del estilo de sociedad de "segunda ola", tendiendo hacia sociedades "tercera ola". Acuñó numerosos términos para describir este fenómeno y cita otras como Era de la información creadas por otros pensadores.
En una simplificación de la historia de la humanidad, sitúa en el centro de la evolución de cada sociedad la coexistencia y el reemplazamiento entre "olas".
Un analfabeto será aquel que no sepa dónde ir a buscar la información que requiere en un momento dado para resolver una problemática concreta. La persona formada no lo será a base de conocimientos inamovibles que posea en su mente, sino en función de sus capacidades para conocer lo que precise en cada momento».Alvin Toffler (La tercera ola)

La Ignorancia de la Sociedad del Conocimiento - Kurz Robert

   Parece increíble que desde hace algunos años se esté difundiendo el discurso de la "sociedad del conocimiento" que adviene con el siglo XXI; como si sólo ahora sehubiese descubierto el verdadero conocimiento y como si la sociedad hasta hoy nohubiese sido una "sociedad del conocimiento".
 

Iron John - Bly Robert

Los roles y valores que nuestra cultura ha venido convencionalmente asignando a la mujer y al hombre ya no son válidos. Y si bien desde la aparición del movimiento feminista se han escrito gran cantidad de obras cuestionando la imagen tradicional femenina y aportando muy válidas vislumbres de la nueva mujer -la mujer del siglo XXI-, poco o nada relevante se había aportado respecto a la correspondiente nueva masculinidad. Robert Bly llena por fin ese vacío con esta obra largamente esperada y que fue número uno de las listas de bestseller del New York Times.
Es sabido que los cuentos y leyendas forman parte del acervo mitológico de la humanidad y que guardan en símbolos algunas de las verdades más profundas del ser humano.
En esta obra, Robert Bly se apoya en el cuento Iron John (Juan de Hierro), de los hermanos Grimm, para desvelar la esencia más verdadera de los valores masculinos y desarrollar una nueva visión de la masculinidad que servirá de guía e inspiración a los hombres -y mujeres- de hoy en día.
«Una inapreciable contribución al debate público acerca de lo que significa ser un hombre. o una mujer.»
Deborah Tannen, Washington Post
«Un fascinante viaje a través del mito, la literatura, la psicología y la antropología.; una exploración del hombre y de la masculinidad sin parangón en estos últimos años.»
Newsday
Los comentarios y reflexiones de Robert Bly en torno al cuento Iron John ponen al descubierto una imagen mítica de la masculinidad largamente olvidada y que había sido oscurecida por nuestra cultura.
Juan de Hierro es un hombre salvaje, un «hombre primordial», que guía a un joven príncipe a través de ocho etapas de crecimiento y maduración. De los comentarios y reflexiones de Robert Bly en torno a esta alegoría van emergiendo las imágenes de una masculinidad sensible y, no obstante, vigorosa, protectora y emocionalmente centra

Indignaos - Hessel Stéphane


¡Indignaos! ha despertado un insólito fenómeno de lectura en Francia, donde ha vendido más de un millón de ejemplares y lleva tres meses en las listas de ventas. En pocas y contundentes páginas, Stéphane Hessel invita sobre todo a los jóvenes a desperezarse y a cambiar la indiferencia por una indignación activa, por la «insurrección pacífica». Hessel logró sobrevivir a la tortura y la deportación en el campo de concentración de Buchenwald y, en 1948, formó parte del equipo internacional redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Hoy, a sus 93 años este venerable veterano de la Resistencia ha contagiado su mensaje de esperanza y de rebeldía a millones de lectores a los que invita a «no claudicar ni dejarse impresionar por la dictadura actual de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia», porque «ya es hora de que la preocupación por la ética, por la justicia, por el equilibro duradero prevalezcan».

Un enemigo del pueblo - Ibsen Henrik


Una gran denuncia sobre la corrupción del poder y la manipulación informativa

Considerado el más importante dramaturgo noruego y uno de los autores que más ha influido en el teatro contemporáneo, Henrik Ibsen firmó quizá con Un enemigo del pueblo su obra más controvertida. Su protagonista, el Doctor Stockmann, denuncia que las aguas del balneario, principal fuente de ingresos del pueblo, están corrompidas y son un peligro para la salud. Las fuerzas sociales del pueblo tratan de ocultarlo y él se queda solo en su denuncia, pues la verdad es incómoda para mucha gente. Más allá de lo anecdótico de la trama, lo interesante y que sigue suscitando polémica es la tesis de que el enemigo más peligroso de la razón y de la libertad es la opinión de la mayoría. Para Ibsen la mayoría no siempre tiene la razón, muy al contrario, nunca la tiene, es la minoría la que la posee, pues «la mayoría tiene la fuerza, pero no tiene la razón», porque «¿quiénes son la mayoría en el sufragio? ¿Los estúpidos o los inteligentes?». Sin embargo, «¿Qué importa que tengas la razón si no tienes el poder?», le contesta a su marido la señora Stockmann.


Una obra inmortal sobre la corrupción del poder y la manipulación de los medios informativos al servicio de ese mismo poder, por fin en su versión original, sin adaptaciones, tal como la escribió Ibsen.

Heliopolis - Jünger Ernst


Heliópolis es la primera gran novela de Jünger del período de postguerra. Tras la parábola anti-hitleriana de Sobre los acantilados de mármol, y antes de la escéptica recapitulación global que desplegaría en Eumeswil, el escritor, en Heliópolis, construye el modelo de una sociedad en crisis, desgarrada entre la legitimidad conservadora y la legalidad del poder popular. Utopía negativa, centrada en el fracaso del personaje central, cuya creciente conciencia de la imposibilidad moral de adherirse cualquier alternativa concreta le impulsa a buscar en lo intemporal una armonía superior. A la vez poema y apólogo, Heliópolis es una de las cimas del arte de Jünger.

El Sociólogo en Situación - Durkheim Emile


“Es­ti­mamos que nues­tras in­ves­ti­ga­ciones no amer­itarían ni una ho­ra de aten­ción si el­las no tu­vier­an más que un in­terés es­pec­ula­ti­vo” es­cribía en 1893 Durkheim en De la di­vi­sion du tra­vail so­cial. Por lo tan­to, es­tas tomas de posi­ción en los do­min­ios de lo políti­co y de lo so­cial es­tán lejos de ser sub­pro­duc­tos del mod­elo teóri­co de los sis­temas so­ciales que él quería con­stru­ir. En el ori­gen de sus es­fuer­zos por elab­orar una so­ci­ología de es­tatu­to cien­tí­fi­co, se en­cuen­tra una vol­un­tad de com­pro­miso con una ac­ción de trans­for­ma­ción. El prob­le­ma del que parte es el de la relación en­tre “in­di­vid­ual­is­mo” y “so­cial­is­mo”. Su solu­ción pasa por la con­sti­tu­ción de un cuer­po de conocimien­tos ac­er­ca de qué es una so­ciedad: pero es­tos conocimien­tos deben servir, ori­en­tar a los ac­tores so­ciales en el camino de los cam­bios nece­sar­ios.